Ingresar
  

Principal
Portada
Institución
Archivo Noticias
Ballet
Comunidad
Contacto
El Rocío
Encuesta Nacional
Encuestas del Web
Enlaces de Interés
Foros
Información
Mensajes Privados
Miembros
Noticias
Prensa y Eventos
Recomiendanos
Símbolos Andaluces
Suscripcion
Top 10
Tu Cuenta

En Línea
Bienvenido:
Usuario Anónimo

  Entrar
Si aún no posees una cuenta puedes abrir una ahora. Es Gratis!

Ultimos Miembros
 01:Fecha de registro: Feb 25, 2017tjacketswhe
 02:Fecha de registro: Feb 25, 2017dpresidenka
 03:Fecha de registro: Feb 21, 2017sropaugscht
 04:Fecha de registro: Feb 21, 2017iuspetitdeme
 05:Fecha de registro: Feb 12, 2017ingaudiofran
 06:Fecha de registro: Feb 06, 2017eonlinelouis
 07:Fecha de registro: Feb 03, 2017laballos1950
 08:Fecha de registro: Jan 29, 2017suspiron
 09:Fecha de registro: Dec 31, 2016GustavoDod
 10:Fecha de registro: Dec 31, 2016LEBLonna48

Info Usuarios

 Visitantes 100%

8

 Miembros 0%

0

 Total online

8

Resumen

 Comunidad

3557


Buscar
Buscar en cecaba.org.ar





Suscripción

Anótate aquí para recibir más información de nuestro centro

Tu correo:
Tu nombre:



 

El Rocío



Reseña histórica de la Virgen del Rocío

Imagen de la Reina de las Marismas

Cada año, coincidiendo con el domingo de Pentecostés, tiene lugar la romería al Santuario de la Virgen del Rocío, en las cercanías de Almonte /Huelva. La tradición religiosa se renueva año tras año; el clima de fiesta reina en la zona alrededor de una semana. En torno a la ermita se congregan las comitivas de peregrinos, jinetes y amazonas, formando caravanas de carretas engalanadas, acompañadas de romeros a caballo.

La leyenda de la Virgen del Rocío se ha transmitido tradicionalmente de una generación a otra en Almonte y su comarca desde el siglo XV, dándose por escrito a partir del XVIII. Cuenta de un almonteño, que habiendo salido al campo, en un sitio llamado de La Rocina, a unas tres leguas del pueblo de Almonte, se acercó al lugar donde ladraban sus perros, encontrando entre unas zarzas y malezas la imagen de Nuestra Señora, de estatura natural, vestida de una túnica de lino entre blanco y verde. Era Pascua de Pentecostés, y postrándose ante ella, alzó vuelo desde la imagen una Blanca Paloma, que se perdió en las alturas. Se acercó a la misma, que sonreía y rebosaba gozo y encanto. Venciendo su emoción, se animó a envolverla en una pieza de lino verde y blanca, la cargó y corrió a anunciar la buena nueva a su gente. Pero el bulto pesaba. El camino se hizo largo y fatigoso, siendo vencido por el sueño. Al despertar, la imagen había desaparecido. Una ráfaga luminosa vibraba en el aire y su extremo se introducía en el bosque.

Fue hacia Almonte, donde contó lo sucedido, saliendo nuevamente al campo junto con miembros del clero y el cabildo de la villa; en la búsqueda, el hombre llegó nuevamente al mismo zarzal donde, sobre el tronco seco de un árbol, estaba otra vez la santa imagen, con toda su belleza, pese al tiempo que había estado expuesta a la inclemencia de los tiempos, lluvias, rayos de sol y tempestades.

Con respeto y devoción, trasladaron la imagen hasta la iglesia mayor de la villa de Almonte, donde quedó, mientras en el lugar del hallazgo se levantaba una ermita, siendo nominado el sitio como de la “Virgen de Las Rocinas».

La fantasía meridional le dio el nombre de Blanca Paloma y sacó una copla que dice:

"La Virgen del Rocío
no es obra humana,
que bajó de los cielos
una mañana".

La aldea del Rocío está situada en el Parque Nacional de Doñana, dentro del término municipal de Almonte, de cuya población dista unos 15 kilómetros. En la villa, de calles sin pavimento y casas blancas, destaca el Santuario de la Virgen del Rocío, componiendo el escenario que para Pentecostés rebosa de gentes henchidas de Fe.

El actual es santuario es resultado de la decisión del Cabildo de la Hermandad Matriz de Almonte, que en 1961 resolvió hacer construir uno nuevo.

La Virgen del Rocío fue coronada solemnemente el 8 de junio de 1919, por el arzobispo de Sevilla y delegado pontificio cardenal Almaraz, con la autorización del Papa Benedicto XV.

Para Pentecostés, cuando la primavera se acerca al verano del hemisferio norte, los caminos de Andalucía son transitados por miles de fervientes peregrinos, ansiosos por llegar hasta el santuario de la Virgen del Rocío, en una de las peregrinaciones marianas más importantes del mundo.

Convertida en centro de devoción mariana, la ermita del Rocío recibe cada año la visita de cientos de miles de fieles que a ella llegan desde todo el mundo.

Hacer el Camino, para el rociero, más allá del esfuerzo que representa, es una forma de vivir el acercamiento hacia la Virgen del Rocío. Desde Sevilla, Huelva, Cádiz, desde cualquier lugar de España y del mundo, llegan los peregrinos.

Miles de personas se desplazan entre las campiñas onubenses y las marismas béticas, haciendo el Camino hacia la Reina de las Marismas. Haciendo el Camino, el peregrino rociero vive al acercamiento a la Fe. Cierto es que el ambiente es festivo, con cante, baile, jolgorio y alegría; pero no menos cierto es que, plena de pasión, la devoción aflora con intensidad manifiesta.

Camino del Santuario, los cantes van adquiriendo un sabor especial, entre folclórico y religioso.

Lugares como Villamanrique de la Condesa, la Raya Real, Palacio y el Ajolí, entre otros, son algunos de los sitios tradicionales del camino que se realiza con intensidad, esperanza y fe, uniendo fiesta y devoción, por quienes ansían llegar a la Virgen del Rocío, único motivo de la peregrinación.

Ya en la villa, en la madrugada del lunes de Pentecostés, a primera hora, impacientes devotos saltan la reja de la ermita del Rocío, para sacar en procesión a la Blanca Paloma. Durante un breve recorrido por las marismas almonteñas, miles de personas se unen a la ceremonia, comenzando la visita de las hermandades, cuyas casas se encuentran en el itinerario tradicional, siguiendo la procesión hasta las primeras horas de la tarde.

En la misma fecha, el otoño se aproxima al invierno en el hemisferio sur. El ambiente no es el de las campiñas onubenses y las marismas béticas, sino el urbano del Gran Buenos Aires y en él encontramos algo en común: la esperanza y la fe de las personas que se acercan a la Virgen del Rocío.

En este marco, a más de 10.000 kilómetros de distancia, separados por el Atlántico, pero unidos por los sentimientos y la fe, la comunidad andaluza del conurbano bonaerense agrupada en el Centro Cultural Andalucía de Buenos Aires (CeCABA), realizará el domingo 27 de mayo la Quinta Misa, Procesión y Romería de la Virgen del Rocío en el Gran Buenos Aires, declarada de interés municipal por la Municipalidad (Ayuntamiento) de Tres de Febrero, en cuya demarcación se encuentra la localidad de Santos Lugares, donde se desarrollarán las actividades programadas. Siendo, además, auspiciada por el gobierno autonómico, la Junta de Andalucía.

Andaluzas y andaluces con sus trajes tradicionales, cante por fandangos y baile por sevillanas en honor a la Virgen, frente al altar, en la basílica de Nuestra Señora de Lourdes. La música y el baile se repetirán durante la procesión por las calles de Santos Lugares que, por unas horas, serán escenario de la muestra de fe, pasión y alegría, para seguir en la romería que tendrá lugar posteriormente.

Autor: Enrique F. Widmann-Miguel (IberInfo.com)
Estampas del Rocío 2005

Fotografías de José Luis Carrillo Fernández, gentileza de portalrociero.com

 

El Rocío en Buenos Aires







Imagen de la Reina de las Marismas






Powered 2002/14 by Power Design™ para CeCABA.org.ar