Almuerzo para andaluces mayores en el CeCABA (25/01/09)

Presentación del libro Senderos de la Palabra.

La reunión, que se realizó el domingo 25 de enero en la sede de la institución, en Santos Lugares, contó con la asistencia de muchos andaluces mayores de su área de influencia, entre ellos, uno de los que viviera la tragedia de la carretera Málaga-Almería, tras salir de la capital malagueña, poco antes de ser ocupada por las tropas franquistas en febrero de 1937.

La comunidad andaluza del noroeste del conurbano bonaerense fue agasajada con un almuerzo y fiesta organizada por el Centro Cultural Andalucía de Buenos Aires (CeCABA) que, para ello, contó con el auspicio de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, a cargo de Micaela Navarro Garzón; iniciando así las actividades sociales del año, que seguirán con la celebración del Día de Andalucía, que se conmemora el próximo 28 de febrero.

Asistieron numerosos andaluces de la tercera edad socios de la institución y otros, integrantes de la junta directiva del Centro y socios, encabezados por el presidente D. Miguel Granero y representantes de diversos medios de prensa de la comunidad española en Argentina.

Entre los invitados, estuvo presente D. Miguel Garrido, malagueño, de 89 años, acompañado por su esposa y dos de sus hijas. Garrido fue uno de los que lograra llegar a Almería durante los trágicos sucesos de la evacuación de Málaga por la carretera de la costa, en los primeros días de febrero de 1937, poco antes la caída de la ciudad que hasta entonces había permanecido fiel a la República, en manos de las huestes franquistas.

La reunión se llevó a cabo en la sede social del CeCABA, en el edificio de la Seccional Gran Buenos Aires Noroeste de la Unión Ferroviaria, situado en la localidad bonaerense de Santos Lugares.

El servicio gastronómico, de excelente calidad y bien servido, estuvo a cargo de la empresa concesionaria del bar del tercer piso del Club Español de Buenos Aires.

En la presentación y apertura de la fiesta estuvo el actor hispano argentino Sergio Poves Campos quien destacó el gesto de la Junta de Andalucía a través de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social recordando -Atlántico por medio- a los residentes andaluces en estas tierras del Plata.

Cedió su lugar al presidente del CeCABA, D. Miguel Granero -almeriense, originario del pueblo de Taberno-, quien dio la bienvenida, expresando su satisfacción por la reunión de los andaluces en un encuentro de éstas características, manifestando su firme voluntad de seguir trabajando en pro de la unión de los andaluces en residentes en Argentina.

Ana Simón Guerrero, prosecretaria de la institución, se refirió a las actividades del Centro en la búsqueda constante del afianzamiento de los vínculos entre los andaluces y sus familias por medio de la integración institucional y el desarrollo de distintas actividades que hacen al mantenimiento, desarrollo y difusión de la cultura andaluza y sus tradiciones, subrayando la colaboración que, a tal fin, brinda la Junta de Andalucía. Reseñando los cursos y talles que se dictan actualmente en su sede social: Sevillanas, Coro Rociero, Seminario de teatro, Literatura española y andaluza y Flamenco y Folclore Andaluz.

Promediando el almuerzo comenzó el espectáculo artístico musical, que estuvo a cargo de la exquisita intérprete de la canción y la copla española Marita Tuero quien, además, en esta ocasión mostró su capacidad como animadora de la fiesta, haciendo coparticipar al público e invitando al baile, entre otros aspectos de su actuación.

En un intermedio, D Jaime Iudchak, cuya esposa Da. Ester García Falcón es originaria de la villa de Totalán (en la comarca malagueña de la Axarquía), leyó a todos los presentes los saludos que, con motivo de la Navidad y el Año Nuevo, les hiciera llegar el Ayuntamiento de dicha Villa, que preside D. Miguel Ángel Escaño López extensivo por su intermedio a todos los malagueños y andaluces de ésta tierras; adjuntando, en un gesto simpático, la receta de la tradicional chanfaina, cuya fiesta se celebra anualmente, hacia el mes de noviembre, en la mencionada población malagueña.

Asimismo, con la introducción de Sergio Poves Campos, llegaron al estrado que se instalara en el tablado, las integrantes del taller de Literatura Española del CeCABA, que dirige la licenciada Ana Tripi de Márquez, quienes presentaron el libro "Senderos de la Palabra I", antología que recoge trabajos de Azucena Agnoletti, Matilde Coello, Liliana Nieves Dondero, Susana Lía Ortiz Peralta, Beatriz Prestía y Marta Susana Rodríguez, integrantes de dicho taller literario; cuya edición y compaginación contó con la colaboración de Jorge Márquez y la de Luciana Márquez en el diseño de la portada.

La fiesta que reuniera a los andaluces del noroeste del Gran Buenos Aires, fue una vez mas encuentro de amistad y camaradería y, a la vez, de recuerdos y afectos que afloran con la evocación de la Andalucía, siempre cercana en el sentir de su gente, doquiera que se encuentre.

Desde la tragedia de Málaga a la travesía del 'Winnipeg'

El 7 de febrero de 1937, ante la inminente entrada en Málaga de las tropas alzadas contra la República Española, más de 100.000 malagueños y unos 30.000 refugiados llegados de otras provincias iniciaban el éxodo hacia Almería.

El general faccioso Gonzalo Queipo de Llano, experto en el manejo de la radio con el fin de propagar el terror por ella, decía en uno de sus mensajes radiofónicos reproducido en octavillas arrojadas sobre Málaga desde aviones: Me dirijo en primer lugar a los milicianos engañados. Vuestra suerte está echada y habéis perdido. Un círculo de hierro os ahogará en breves horas; porque si por tierra y aire somos los más fuertes, la Escuadra leal a la dignidad de la Patria os quitará toda esperanza de huida, ya que la carretera de Motril está cortada…"

Los cruceros "Almirante Cervera", "Baleares" y "Canarias" -en el que había constituido su puesto de mando Queipo de Llano- y otras naves de menor porte de la flota rebelde, destruyen indiscriminadamente con fuego de artillería objetivos militares y civiles, aterrorizando a la población que aún permanecía en la ciudad.

Mientras tanto, miles de mujeres y hombres, incluyendo ancianos y niños, a pie, en mulas o carros, cargando pobres bultos en los que llevaban lo más preciado que tenían, intentaban escapar de la amenaza que se cernía sobre la ciudad; sumándose a los que de ella huían aquellos que bajaban de los pueblos de la montaña hacia la carretera de la costa, queriendo llegar a Almería (distante unos 200 kilómetros), pese a las dificultades que presentaba por el corte de ésta vía desde principios de 1937, por unas inundaciones acaecidas en Motril.

Sobre éstos también hizo fuego la artillería de la Armada facciosa, sumándose al aniquilamiento masivo la aviación rebelde, con aeronaves comandadas por italianos con experiencia en el ataque a la población civil adquirida en la campaña de Etiopía.

Aunque es imposible obtener una cifra concreta, se estiman entre 3.000 y 5.000 muertes en la huida por la carretera a Almería a causa de los bombardeos de la aviación y de los buques facciosos, además de la falta de alimentos y de agua.

En Málaga, la política de exterminio desarrollada por las fuerzas rebeldes tras la ocupación fue una de las más duras de la guerra. Se estiman en unos 20.000 los fusilados enterrados en fosas comunes, como las del cementerio de San Rafael. El fiscal de los facciosos en la capital malagueña fue Carlos Arias Navarro, apodado popularmente como "El carnicerito de Málaga" quien, con el tiempo, llegaría a ser el último presidente de gobierno de Franco y el primero de Juan Carlos I.

Entre quienes lograron alejarse de Málaga por la carretera de Almería en aquellos días estaban D. Miguel Garrido, entonces de 17 años, acompañado de sus padres y de un hermano. Tras más de una semana de camino hecho con peligros, pena, sufrimiento y dolor, lograron llegar a Almería. D. Miguel, separado de sus padres, se mantuvo en la zona republicana, pasando a prestar servicios como cabo del Ejército de la República en Figueres, en el Alt Empordà (Gerona) y desde allí, poco antes de la caída de Cataluña en manos de las tropas franquistas, con la ayuda de conocedores de la zona fronteriza, cruzó los Pirineos pasando a Francia, donde fue internado en un campo de refugiados españoles.

Pudo salir de dicho campo, logrando ponerse en contacto con gente del SERE (Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles) que, junto con algunas personalidades sudamericanas estaban trabajando en la organización de un viaje de refugiados a Chile.

En la realización de éste viaje, participaba activamente su promotor, el poeta chileno Pablo Neruda, quien fuera cónsul de su país en Madrid, contando con el pleno apoyo y auspicio del presidente chileno Pedro Aguirre Cerda, quien lo nombró cónsul especial de emigración española en Francia. Además, colaboraron con él sus amigos escritores y artistas y su propia esposa, la artista plástica argentina Delia del Carril.

Así se contrató al `Winnipeg', un viejo carguero francés adaptado para acomodar a mas de dos mil refugiados.

El barco zarpó la noche del 4 de agosto de 1939 desde el pequeño puerto de Trompeloup-Pauillac, a unos 50 kilómetros de Burdeos, sobre el estuario de la Gironda, arribando al muelle Prat de Valparaíso (Chile) el día 3 de septiembre de 1939, con 2201 refugiados españoles, entre ellos D. Miguel Garrido quien, posteriormente, pasó a la República Argentina donde se radicó, formando su familia.


Durante el encuentro.
Baile familiar en las instalaciones del CeCABA.
La cantante Marita Tuero durante su presentación artística.

Artículo: Enrrique Widmann-Miguel (Iberinfo)
Fotografías: Prensa y Difusión CeCABA





Este artículo proviene de CeCABA.org.ar
http://www.cecaba.org.ar

La dirección de esta noticia es:
http://www.cecaba.org.ar/modules.php?name=Sections&op=viewarticle&artid=64