La Junta acuerda digitalizar datos de emigrantes a Argentina en la posguerra
Fecha Domingo, 7 de Diciembre de 2008
Tema Noticias




"Querían un futuro para sus hijos".

La Junta acuerda digitalizar datos de emigrantes a Argentina en la posguerra

Ana Simón era una niña almeriense que llegó a Argentina en 1949 con su familia. Eran emigrantes que abandonaban una Andalucía pobre, con muy pocas oportunidades de prosperar, ahogada por la falta de libertad de una dictadura y la devastación surgida de la Guerra Civil. "Yo tenía seis años. Mi hermano menor cumplió un año en el barco", evoca. La familia -padre, madre y tres hijos- embarcó en Cádiz. "Fuimos en un camión hasta Cádiz con nuestras pertenencias", dice.

Ana Simón recuerda aún la llegada de ella y su familia a Buenos Aires. "Era una ansiedad total la que teníamos porque nos esperaban nuestros tíos, que hicieron la carta de llamada para que entráramos en Argentina. Había muchísima gente. Los barcos venían llenos, repletos... Veníamos de Almería con varias familias. Esperábamos encontrarlo todo en Argentina, la solución a nuestros problemas económicos. Mis padres querían un futuro para sus hijos. Mi padre era pintor decorador", señala Ana Simón.

Una iniciativa del Centro de Estudios Andaluces ayudará a conocer mejor la historia de personas como Ana Simón, que es ahora "prosecretaria del Centro Cultural Andalucía de Buenos Aires". Los datos de los 300.000 españoles que emigraron a Argentina entre 1936 y 1960 estarán a disposición del que quiera consultarlos. Un convenio suscrito entre el Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Consejería de la Presidencia de la Junta, y el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos (Cemla) en Buenos Aires propiciará que esto sea posible.

La mayoría de esos 300.000 emigrantes españoles eran andaluces y gallegos. España no era un país grato para vivir en la posguerra. Había hambre, escaseaban los trabajos bien pagados, la represión política convertía en apestadas a muchas familias... Los nombres de las personas que emigraron a Argentina están escritos en los registros de desembarco del puerto bonaerense. Estos registros son custodiados y estudiados en Buenos Aires por el Cemla.

El convenio lleva aparejada la cesión de una copia de la base de datos existente de los inmigrantes españoles desde 1936 a 1950. Además, este convenio contribuirá a la digitalización de los datos comprendidos entre los años 1951 y 1960.

El convenio se firmó el pasado octubre en Buenos Aires por Alfonso Yerga, director del Centro de Estudios Andaluces, y Mario Santillo, director del Cemla, en presencia del embajador de España en Argentina, Rafael Estrella. Este proyecto se realizará de forma conjunta durante 20 meses. El Centro de Estudios Andaluces aportará 36.000 euros a la realización de esta labor, que servirá para reunir una base de datos que podría alcanzar los 180.000 registros. Estos registros se incorporarán a la base de datos con la que cuenta el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos, comprendida entre 1936 y 1950 y que recoge información sobre 128.000 emigrantes españoles.

"En el periodo comprendido entre 1860 y 1960 se calcula que emigraron casi 2,5 millones de españoles a Argentina. Hubo poblaciones andaluzas que prácticamente desaparecieron por este proceso migratorio", señala Yerga. "Los españoles serán el segundo colectivo nacional que van a conocer los argentinos en este campo de estudio. Primero, fueron los italianos; luego, los españoles", agrega.

Que una fundación andaluza apueste por una investigación que abarca la totalidad de lo español es algo destacable. "En el Centro de Estudios Andaluces siempre hemos defendido que somos un centro andaluz adscrito a la Consejería de la Presidencia, pero nunca hemos tenido una visión localista o regionalista de los procesos sociales. Andalucía no está al margen de la globalización", explica Yerga.

"Hay fenómenos que tienes que verlos en una clave que vaya más allá de los términos administrativos al uso. La emigración fue una emigración española. Eran españoles que estaban en un sistema económico que no les podía ofrecer las garantías sociales para fijarlos en el territorio. Desde esta casa siempre se ha defendido un esquema de comportamiento español, que no quiere decir españolista", añade el director del Centro de Estudios Andaluces.

"El Cemla cuenta con las planillas, que son libros muy grandes con información del nombre de cada emigrante, su nacionalidad, el lugar de origen, los idiomas que hablaba, sus estudios... Son planillas muy largas (grandes libros con columnas) con muchísima información", afirma el director del Centro de Estudios Andaluces. "Podrá acceder cualquier usuario a esa base de datos. Estará en nuestra página web", puntualiza Yerga.

Ana Simón es una apasionada de su tierra natal. "Andalucía me inspira todo tipo de sentimientos. Mi vida está llena de Andalucía. Trabajamos para que la cultura andaluza tenga sus raíces aquí y no se pierda. Al llegar a Buenos Aires, nuestros padres nos inculcaron a mí y a mis hermanos que lleváramos a Andalucía metida dentro. Hasta que Dios me dé fuerza, lo inculcaremos a nuestros hijos y nietos. Y así sucesivamente", concluye Ana Simón.

Nota original: ElPaís.es


Artículo: ElPaís.es







Este artículo proviene de CeCABA.org.ar
http://www.cecaba.org.ar

La dirección de esta noticia es:
http://www.cecaba.org.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=79